El arte de vivir del Trading by David López Ballester

El arte de vivir del Trading

“El mayor placer de la vida es hacer lo que la gente dice que no puedes”

WALTER BAGEHOT

 

Uno de mis mentores me enseñó que el Trading sirve para tres cosas: ganar dinero, evitar perderlo y mejorar como persona.

Personalmente, considero que de las tres, sin lugar a duda, la más importante es la tercera. Para alcanzar el nivel donde el Trading se vuelve eficiente y provechoso hay que someterse a un profundo cambio personal en todos los sentidos.

Cuando lo hayamos logrado, y como si todo esto fuera poco, todavía tendremos que enfrentarnos y vencer al mayor de todos los enemigos: nosotros mismos, a nuestro ego traidor; y una a una a todas las emociones, las mismas que nos diferencian de las demás especies del reino animal.

Trading…

Muchos serán los llamados a la tierra prometida, pocos los elegidos.

Trading, cada vez que escucho esta palabra no puedo evitar que un torrente de emociones inunde mi pensamiento, una mezcla heterogénea de alegría y tristeza, de júbilo y melancolía.

Nada volvió a ser lo mismo desde que me intoxicó con su “veneno”.

Mi vida ha sido en ocasiones como una montaña rusa. He pasado de la euforia, satisfacción y realización personal, a la depresión, tristeza y frustración.

Todos aquellos que no hayan realizado esta actividad, no me entenderán; los que sí, seguro me comprenderán.

Te regalo mi Ebook con los mejores consejos sobre Trading

Los 50 mejores consejos sobre Trading

Descubre los secretos y las técnicas que te permitirán alcanzar la eficiencia en tu Trading

Aprende los secretos de está profesión.

Mejora tu nivel de operativa.

Descubre como afrontar el Psicotrading.

En la actualidad, las aguas están más calmadas. Después de muchos años transitando el Kamino, de haber tropezado en mil y una piedras, finalmente veo la luz al final del túnel.

Tras los montones de cursos, libros, vídeos, seminarios, cambios de Bróker, indicadores, osciladores, sistemas automáticos, y miles de horas “quemándome las pestañas” delante de las pantallas, he comprendido algunas cosas…

Atrás quedó el tiempo en el que creía que me haría millonario con una cuenta de diez mil euros, dedicándole poco tiempo, escasos recursos y siendo un auténtico novato.

El mercado me ha puesto en mi sitio en innumerables ocasiones, me ha enseñado a ser humilde, a ser paciente. Hoy, mis pretensiones son mucho más modestas.

No me he hecho rico, pero como dejó escrito André Kostolany:

 

“No hay que tratar de ser rico, sino independiente”

 

Eso es lo que he conseguido, no depender de lo cotidiano. No tengo un trabajo fijo, no tengo jefe; organizo mi jornada como me place, cojo las vacaciones cuando quiero, la verdad es que cada vez menos ya que no las necesito.

En definitiva, soy dueño de mi vida. Hago lo que quiero con mi tiempo y solo dependo de mí.

Llegar a este punto no ha sido fácil, no quiero engañar a nadie, no fue un paseo por el parque. En el proceso, me he arruinado dos veces, he estado en muchas ocasiones a punto de tirar la toalla, de admitir mi derrota, de decir basta.

Pero no lo hice, no me rendí. Seguí adelante, seguí empujando. Puedo sinceramente afirmar que todo lo conseguido no fue gracias a mi inteligencia, sino por pura determinación y tenacidad.

En este punto del camino, ya solo me interesa gestionar y preservar mi patrimonio de la manera más eficiente, junto con la consecución de rendimientos que me permitan seguir viviendo de acuerdo con mis planes. Al final, uno se da cuenta de que no hacen falta cantidades astronómicas para llevar una vida de ensueño.

Quiero que quede claro un concepto muy importante: para conseguir todos mis objetivos financieros he tenido que convivir con el riesgo, aceptarlo e incluso amarlo.

―¡Riesgo! ―exclamas asustado―. No quiero arriesgar nada.

¿No se puede ganar sin arriesgar? ―me preguntas contrariado.

Habrá quien te diga que sí. Pero si los encuentras, da media vuelta y sal corriendo. Yo te digo que no es posible, no hay rentabilidad sin riesgo, no puede haberla. Son las dos caras de una misma moneda.

Un país puede quebrar y no pagar su deuda, lo hemos visto suceder con Argentina, Rusia y más recientemente con Grecia. Los bancos, cajas de ahorro, empresas, compañías aseguradoras, gestoras de fondos de inversión, hedge funds, todos pueden.

No existe nada en este mundo que tenga relación con el dinero, y a la vez esté totalmente exento de riesgo. Y está muy bien que sea así porque como una vez escribió Shirley Hufstedler:

 

“Si no quieres correr riesgos en la vida, ya has decidido que no deseas crecer”

 

Saludos.

Buen Trading.

 

Esto también te puede interesar:

 

50 consejos imprescindibles para hacer Trading III

Los 50 mejores consejos de Trading II

Los 50 mejores consejos para llevar tu Trading al siguiente nivel

¿Qué fiscalidad lleva aparejada el day Trading?

Gestión monetaria en el Trading

¿Qué es un Trader?

 

David Lòpez Ballester

Twitter

G+

 

Deja un comentario

David Lopez

¿Deseas realizar una consulta?
Envíame tus impresiones y mantente informado