Mi historía, o como llegue a convertirme en un Trader

Mi historia, o cómo llegué a convertirme en un Trader

Trading, sin lugar a dudas la actividad de moda en la actualidad…

Muchos son los que se adentran en este mundillo, como polillas atraídas por la luz saltan por el precipicio tratando de alcanzar el sueño de la independencia financiera, con la eterna esperanza de algún día poder decir hasta nunca a ese trabajo que los está matando y que tanto odian.

En mi caso no fue así, nunca había oído hablar del Trading y mis pretensiones eran más bien escasas, con poder pasar el verano tranquilo, salir de fiesta con los colegas y poder comprar la última videoconsola de turno, era más que feliz…

Pero un día todo cambio, la desgracia llamó a mi puerta, la vida es así… Felicidad, desesperación, realización, depresión. Días buenos y días malos, poco podía imaginar yo que aquel acontecimiento cambiaría mi vida para siempre…

Si quieres conocer más acerca de cómo llegué a convertirme en un Trader, sigue leyendo…

Corría el verano del año 2001. Era uno de esos días tan típicos de esta estación en el levante peninsular, soleado, húmedo y muy caluroso.

Ya llevaba una temporada observando a mi padre pasar los días encerrado en su despacho. Se pasaba horas y horas delante de la pantalla del ordenador, contemplando una especie de gráficos y dígitos que no paraban de moverse.

Esa mañana, le pregunté:

―¿Qué es eso, papá? ¿Qué haces ahí tantas horas?

Su respuesta fue:

Te regalo mi Ebook con los mejores consejos sobre Trading

Los 50 mejores consejos sobre Trading

Descubre los secretos y las técnicas que te permitirán alcanzar la eficiencia en tu Trading

Aprende los secretos de está profesión.

Mejora tu nivel de operativa.

Descubre como afrontar el Psicotrading.

―Estoy haciendo Trading, y lo que ves en el monitor es el gráfico en tiempo real del Euro-Dólar cotizando en el mercado Forex.

¡Dios mío, qué le ha pasado a este hombre!, pensé para mis adentros.

Por aquel entonces, yo no sabía lo que era una acción de la Bolsa. Me explicó, emocionado como un niño y con toda clase de detalles, cosas tales como: los gráficos de línea, de barras, velas japonesas, medias móviles, bandas de Bollinger, canales, líneas de tendencia, indicadores, osciladores, soportes y resistencias…

Si me hubiese hablado en vietnamita, lo hubiera entendido mejor.

Él siempre fue un emprendedor. En su última aventura empresarial puso toda la carne en el asador. Se lo jugó todo a una carta y la cosa salió mal. Fueron malos tiempos para todos.

Todavía no sé, a día de hoy, que fue lo que le empujó a introducirse en el mundo del Trading, es posible que fuera atraído por el dulce canto de sirenas que de esta actividad emana: dinero rápido, inversión inicial mínima y sin necesidad de dedicarle mucho tiempo.

Quizá fuera por ese motivo, también puede ser que lo hiciese por necesidad, al fin y al cabo, en un país como España, ¿quién contrataría a una persona bien entrada en sus cincuenta, habiendo sido un autónomo toda su vida? Pues eso, nadie.

Ese fue mi primer contacto con el Trading. Para ser sincero, al principio no le presté demasiada atención, no vi las increíbles posibilidades que escondía.

Mi padre intentó de mil maneras despertar mi curiosidad hacia esta actividad. No le hice caso, no me creí nada. Mis respuestas fueron siempre las mismas: es muy aburrido, no me apetece, he quedado para salir, no tengo tiempo, estoy cansado…

Él nunca perdió la fe, yo nunca la tuve.

Un mal día, falleció. Sus últimos años los dedicó a realizar Trading intradía, lo que le supuso perder el matrimonio y prácticamente todo su capital. Ese momento, esa pérdida supuso un punto de inflexión en mi vida…

Dicen que las personas sólo cambian por inspiración o por la desesperación al enfrentar una situación traumática, esa fue la mía. Me juré a mí mismo que acabaría lo que él empezó, me prometí que lo haría costase lo que costase…

El día que recibí la parte de herencia que me correspondió, lo tuve claro. Estaba decidido. Honraría su memoria, recuperaría lo que el mercado le había robado…

Perdí hasta el último euro.

―¿Qué hago ahora?

―¿Hacia dónde voy?

―¿Quién me puede ayudar?

―¿Qué quiero hacer con mi vida?

La respuesta que encontré a estas preguntas fue lo que me llevó a emprender un viaje que aún hoy perdura…

La chispa que enciende la hoguera del cambio puede saltar en cualquier momento. Una situación desesperada podría conseguirlo; un buen libro, un discurso inspirador, el diálogo de una película, la lírica de una canción, conversar con un amigo…

En mi caso, fueron dos los motivos. El primero ya lo he mencionado, el segundo fue un libro:

“Mueve tu dinero y hazte rico”

Sinceramente, en muchas ocasiones pienso que los libros me han salvado la vida, creo también que son uno de los mejores modos de aprender.

Si miro hacia atrás y aun a riesgo de poder parecer exagerado pienso que la muerte de mi padre salvó la mía, mi existencia adquirió significado y propósito.

Mucho ha llovido ya desde entonces, la frustración y la rabia de aquellos días han dejado paso a la satisfacción y la paz. He podido conseguir todo aquello que me juré que haría y todo el dolor y el esfuerzo me han ayudado a convertirme en la persona que soy ahora mismo.

Cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo del camino han valido la pena…

Buen Trading.

 

Esto también te puede interesar:

 

50 consejos imprescindibles para hacer Trading III

Los 50 mejores consejos de Trading II

Los 50 mejores consejos para llevar tu Trading al siguiente nivel

¿Qué fiscalidad lleva aparejada el day Trading?

Gestión monetaria en el Trading

¿Qué es un Trader?

 

David Lòpez Ballester

Twitter

G+

 

Deja un comentario

David Lopez

¿Deseas realizar una consulta?
Envíame tus impresiones y mantente informado