vivir del Trading, ahora o nunca

Trading… ¡Ahora o nunca!

Vivimos en una época increíble…

Nunca el ser humano había disfrutado de tantas oportunidades.

Internet cambió nuestras vidas para siempre. La globalización ha llegado para quedarse. Desde la comodidad de nuestro hogar, tenemos el mundo entero a un clic de ratón.

Internet ha hecho posible que casi todos podamos acceder a cualquier cosa desde cualquier lugar y en cualquier momento. La red abrió las puertas a la era de la información y se las cerró a la de la industrialización.

En la actualidad, y gracias a Internet, podemos desarrollar un buen número de actividades, entre ellas el Trading. Pensar siquiera en realizar alguna de ellas hace dos décadas, era poco más que una quimera. Este nuevo universo de posibilidades ha cambiado nuestra forma de pensar, vivir, estudiar, trabajar, comprar; incluso de ligar…

Dicho esto, tenemos que admitir que no todo es perfecto. Existen muchos aspectos de esta aldea global en la que habitamos que podrían funcionar mucho mejor. Sin embargo, jamás en la historia de la humanidad habíamos contado con tantas herramientas para darle la vuelta a la situación, para ser los dueños de nuestro destino.

Como casi siempre suele ocurrir, las cosas no son blancas o negras. Con las oportunidades llega también la responsabilidad de decidir, como dice mi amigo Aitor:

 

“Carne o Pescado”

 

El problema, fundamentalmente radica en que para mucha gente tener que tomar decisiones es una tarea arduamente complicada.

La mayoría de las personas no están preparadas para hacerlo, se han acostumbrado a que les digan lo que tienen que hacer y cómo lo han de hacer. Siempre hay alguien que les dice cuándo tienen que empezar a trabajar, cuándo parar para comer; disfrutar de un descanso o irse de vacaciones…

Tenemos que ser conscientes. Si no tomamos nuestras propias decisiones, alguien lo hará por nosotros. En algún libro, una vez leí:

 

“Si no estás viviendo la vida que soñaste, probablemente estés viviendo la vida que soñó alguien más”

 

Las decisiones que tomemos serán las que determinarán nuestro futuro. Esa es la clave, el secreto y la esencia de esta vida. Dejemos de culpar a las circunstancias, al gobierno, a los políticos, a la corrupción, los impuestos, el convenio colectivo, al vecino…

Algunas personas se quejan amargamente de todo lo que les sucede, parece como si el mundo estuviese en su contra. Cuando se les pregunta qué es lo que no funciona, pueden enumerar de memoria un montón de causas por las que, a su entender, la vida no les sonríe.

El principal inconveniente es que en esa larga lista de excusas nunca se incluyen ellos mismos. Esta clase de individuos incluso esperan que siempre venga alguien a solucionar los problemas o las situaciones adversas a las que se enfrentan. Pero:

―¿Qué pasará si nunca viene nadie?

―¿Qué pasará si todo sigue igual?

Dependemos exclusivamente de nosotros mismos, tanto para triunfar como para fracasar. Si logramos el éxito, si conseguimos todo aquello que deseamos, será por nuestro esfuerzo y habilidad. Pero si fallamos o no lo alcanzamos, habrá sido también mérito nuestro.

La verdad es que importa poco la fase del ciclo económico en el que nos encontremos, el nivel de paro, la inflación, los intereses, el producto interior bruto o el índice de precios al consumo.

Todos estos factores siempre han estado en juego, de algún u otro modo siempre han existido.

Después del día viene la noche. Tras el invierno llega la primavera. Acaba una recesión y comienza una expansión. Siempre ha sido así.

Marco Aurelio Cicerón fue un jurista, político, filósofo, escritor y orador romano, que hace más de dos mil años dejó escrito:

 

“El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a las tierras extranjeras debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. El pueblo debe aprender nuevamente a trabajar, en vez de vivir de la asistencia pública”

 

Julio Iglesias acierta cuando canta:

“La vida sigue igual”

 

Saludos.

Buen Trading.

 

Esto también te puede interesar:

 

50 consejos imprescindibles para hacer Trading III

Los 50 mejores consejos de Trading II

Los 50 mejores consejos para llevar tu Trading al siguiente nivel

¿Qué fiscalidad lleva aparejada el day Trading?

Gestión monetaria en el Trading

¿Qué es un Trader?

 

David Lòpez Ballester

Twitter

G+

 

Comentarios (7)

  • Avatar

    HILARIO ANDRES

    |

    Fantástico artículo. Lo he leído varias veces para analizar una a una todas sus frases. Gracias por estas reflexiones tan buenas. Nos hace abrir los ojos de nuestra mente interior, que casi siempre están cerrados.
    Saludos.

    Reply

  • Avatar

    Juan Vicente Ruiz

    |

    Como siempre, sin medias tintas y cada cosa por su nombre. Fantástico articulo. Siendo de quien es, no podía ser de otra manera. Mil gracias.

    Reply

    • Avatar

      David López

      |

      Hola Juan Vicente, buenos días.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo.

      Reply

  • Avatar

    Javier

    |

    El trading sin pelos en la lengua. Desde la autobiografía, desde la experiencia, desde el aprendizaje. Sin duda una gran herramienta con la que autoprofundizar, aprender a gestionar nuestras sombras y conocerse mejor.
    Muchas gracias David.

    Reply

    • Avatar

      David López

      |

      Hola Javier.

      Muchas gracias por tu comentario…

      Un abrazo.

      Saludos.

      Reply

Deja un comentario

David Lopez

¿Deseas realizar una consulta?
Envíame tus impresiones y mantente informado